martes, 14 de marzo de 2017

¿Por qué los cobardes no van al cielo?


"Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Esta es la segunda muerte". Apocalipsis 21:8.


Hoy pensé mucho en este versículo, y en por qué detesta Dios la cobardía tanto. Ser cobarde y temeroso no parece tan grave después de todo, no como para ir al infierno por eso. ¿O no?

¿Y qué es cobardía? El diccionario nos dice que la Cobardía es : Miedo o falta de valor ante situaciones difíciles o peligrosas y que anula por completo el valor; y la palabra viene del francés que aludía al momento en que el perro mete su cola entre las patas.




Y qué hace tan horrible a la cobardía? bueno, la cobardía es una mascara y una excusa para el egoísmo y el orgullo. Por cobardía un soldado deja que sus compañeros sean acribillados y un novio se queda con el corazón roto en el altar. Por cobardía un padre deja su familia y destroza a sus hijos y por cobardía un ebrio arruina su familia. La cobardía en realidad es algo inmundo y atroz. La cobardía impidió que los compañeros de Josue y Caleb conquistaran la tierra prometida y llevó al pueblo de Dios 40 años por el desierto. La cobardía nos impide tomar las bendiciones de Dios y tener una vida plena en Él. 

Creo que una de las cosas mas feas de la cobardía es que la queremos disfrazar de humildad, la cobardía tiene ojos de cordero degollado y de "ténganme lastima", "pobrecito yo", "no soy capaz, soy débil" y Dios en realidad detesta eso, porque eso no es lo que ÉL quiere de nosotros. Él no nos hizo para ser cobardes: "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio" 2 Timoteo 1:7

Además, los cobardes creen que pedirle perdón a Dios en silencio es suficiente, y siguen así su vida, dejando cadáveres a su al rededor. Si yo miento, pido perdón a Dios ¿y? y digo la verdad. Si robo, pido perdón ¿y? devuelvo lo que robe, pero la cobardía no restituye, y entonces no cambia, es un pecado silencioso y agazapado. Para salir de la cobardía hay que restituir, pedir perdón y ser valiente, afrontar las consecuencias y asumir el dolor. Esa es la única manera de quitarnos ese pecado de encima.

No es fácil, pero si es de valientes. Y es que seguir a Dios no es de leer la biblia e ir a la iglesia solamente. Es de actuar, de afrontar nuestros miedos y cambiar, de hacer lo correcto. "No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica." Santiago 1:22




Por eso los cobardes no van al cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario