martes, 14 de marzo de 2017

¿Por qué los cobardes no van al cielo?


"Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Esta es la segunda muerte". Apocalipsis 21:8.


Hoy pensé mucho en este versículo, y en por qué detesta Dios la cobardía tanto. Ser cobarde y temeroso no parece tan grave después de todo, no como para ir al infierno por eso. ¿O no?

¿Y qué es cobardía? El diccionario nos dice que la Cobardía es : Miedo o falta de valor ante situaciones difíciles o peligrosas y que anula por completo el valor; y la palabra viene del francés que aludía al momento en que el perro mete su cola entre las patas.




Y qué hace tan horrible a la cobardía? bueno, la cobardía es una mascara y una excusa para el egoísmo y el orgullo. Por cobardía un soldado deja que sus compañeros sean acribillados y un novio se queda con el corazón roto en el altar. Por cobardía un padre deja su familia y destroza a sus hijos y por cobardía un ebrio arruina su familia. La cobardía en realidad es algo inmundo y atroz. La cobardía impidió que los compañeros de Josue y Caleb conquistaran la tierra prometida y llevó al pueblo de Dios 40 años por el desierto. La cobardía nos impide tomar las bendiciones de Dios y tener una vida plena en Él. 

Creo que una de las cosas mas feas de la cobardía es que la queremos disfrazar de humildad, la cobardía tiene ojos de cordero degollado y de "ténganme lastima", "pobrecito yo", "no soy capaz, soy débil" y Dios en realidad detesta eso, porque eso no es lo que ÉL quiere de nosotros. Él no nos hizo para ser cobardes: "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio" 2 Timoteo 1:7

Además, los cobardes creen que pedirle perdón a Dios en silencio es suficiente, y siguen así su vida, dejando cadáveres a su al rededor. Si yo miento, pido perdón a Dios ¿y? y digo la verdad. Si robo, pido perdón ¿y? devuelvo lo que robe, pero la cobardía no restituye, y entonces no cambia, es un pecado silencioso y agazapado. Para salir de la cobardía hay que restituir, pedir perdón y ser valiente, afrontar las consecuencias y asumir el dolor. Esa es la única manera de quitarnos ese pecado de encima.

No es fácil, pero si es de valientes. Y es que seguir a Dios no es de leer la biblia e ir a la iglesia solamente. Es de actuar, de afrontar nuestros miedos y cambiar, de hacer lo correcto. "No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica." Santiago 1:22




Por eso los cobardes no van al cielo.

miércoles, 14 de enero de 2015

Jesús

Jesús no es el del crucifijo que en ocasiones nos pintan, El resucitó, está vivo y es magnifico y poderoso, mas bello de lo que podemos pensar, venció la muerte y es asombroso!



jueves, 24 de julio de 2014

drogas, sexo y rock n' roll

 wow!!! fama, poder, dinero, diversión....... felicidad???
¿Qué película muestra la mañana siguiente?
La resaca de la traba y la soledad de saberse no amado por el que conoció tu cuerpo, las notas fabulosas de una música vacía???

El mundo no da lo que ofrece y muchos lo han aprendido de la manera difícil... aun hoy siguen habiendo tontos que prefieren sufrir y ser cadáveres que respiran a reconocer que la basura entre la que viven no vale la pena.

Hey! hay otro camino, uno real, hay otra vida, una genuina, hay otra verdad, la que es... Jesús dijo: "yo soy el camino, la verdad y la vida"... (jn 14:6)

No sé por que la gente no lo entiende o lo distorsiona... Jesús es la droga que lo sube a uno y lo deja allí, el amor que no usa y solo da, la música que se derrite en las venas y da ritmo interminable a los pasos que caminamos... el si es felicidad...


Siempre me ha sorprendido esa parte de la biblia que habla del perro que vuelve a su vomito... y la canción de la banda ochentera Guardian que habla de zombies y ovejas que van al matadero, ciegos por seguir las ideas del mundo que los destruyen... (prov 26:11)

Alto!!! mira y entiende de una vez por todas... cómo te sientes? eres feliz? date un chance...

Cristo es vida, amor y rock n' roll.

viernes, 7 de marzo de 2014

Anventuras de una chica en la ciudad... 1


Amanda se levantó con algo de ansiedad y tan pronto se quitó las cobijas de encima corrió a ver si el horrendo grano que tenía en una de las esquinas de su frente seguía allí. Tun tun tun, allí estaba, peor que el día anterior pero no tanto como para ser extraído; este iba a ser uno de esos días.

Luego de ahorcar a la Amanda que la miraba desde espejo, por tener esa cosa grande, roja y altanera, se dirigió al refrigerador, comió algo de fruta y entro en la ducha. "Señor te pido que pase inadvertido y que Sonia no lo note", fue la oración que hizo mientras el agua le enjugaba su cabello castaño cobrizo, resultado de un tinte hecho en casa; a los treinta y dos años Amanda no se podía permitir parecer un unicornio, aunque en realidad lo que más le estresaba eran los comentarios que su Jefa le haría.

-Oh! pero qué tenemos aquí -dijo Sonia ruidosamente al ver a Amanda-Querida no tienes problemas de autoestima, eso es seguro, yo en tu lugar me hubiera reportado enferma -y rio como si bromeara, aunque todos sabían que Sonia nunca bromeaba.

Que b... Amanda no terminó su pensamiento, no caería en la trampa de insultarla, ni siquiera en su mente, sin embargo lo que hubiera deseado, lo que siempre deseaba era poder tener alguna respuesta rápida y elocuente que la hiciera salir dignamente de la nube de humillación en que Sonia parecía meterla con sus comentarios, después de los cuales había que sacudirse y comerse algún dulce para poder seguir con el trajín del día. Cuando Sonia se fue Amanda saco su espejito de carey del bolso y se cercioró de que su temporal mutación no hubiera crecido, de alguna forma la burla de su jefa la hizo sentir como si tuviera una cabeza extra y al guardarlo saco un pequeño chocolate que comió con los ojos cerrados pensado en que con la ayuda de Dios todo saldría bien.


Qué pasará con el grano de amanda? terminará poniéndole un chinche en la silla a su jefa? no te pierdas la continuación de esta historia, solo aquí en el blog de freaks cool blessings


miércoles, 23 de enero de 2013

una boda, pensamientos de una soltera

En estos días he estado haciendo unas ilustraciones para las tarjetas de una boda. El concepto es de la novia: Jesús y el novio esperan a la novia bajo un hermoso árbol que sirve de altar. (Les dejo aquí algunas imágenes)

Mientras dibujo pienso en muchas cosas, por ejemplo en mi soltería, creo que no la he "podido" disfrutar como debería por la presión social que ejercen otros sobre mi futura boda.


Mis padres, amigos y aun recién conocidos quieren dar su opinión frente a un estado civil que no ha sido, digamos, opcional y la ya común pregunta o mejor aun la clichesuda frase "este año sí" van cansando mis oídos mientras mi inteligencia y mis corazón, mas despierto a la voz de Dios, me aterrizan y centran.



Quiero decir, yo sé que en algún momento me casaré; pero me he afanado, frustrado y amargado demasiado mientras llega ese momento, y me he dado cuenta que esa frustración no ha sido generada por un real deseo obsesivo de tener un esposo sino mas bien por "la necesidad" de cumplir un requisito que la sociedad espera que cumpla, de la misma manera que espera regir mi peso, mi situación financiera y laboral y los demás estados de mi vida.


Pero la cuestión es que cuando estoy a solas y pienso en esto, sin escuchar ninguna otra voz mas que la de mi corazón (en donde, claro, habita Dios) llego a una conclusión: soy feliz. Soy feliz tal y como soy y estoy, estar completa no depende de tener un esposo o un novio, mi felicidad depende de la presencia de Dios en mi vida, de la realización que me brinda hacer lo que amo y de ser quien soy, sin más ni menos.


Un esposo significa una bendición, no un pulmón. Creo que por eso tantos matrimonios fracasan, esperan demasiado olvidando que solo Dios puede ser ese todo que desean de otro ser humano. La vida es tan maravillosa, tiene tantas aventuras y colores y olores y risas, y siempre hay uno para compartirlo todo, y no solo hablo de Dios, sino de quienes El pone a tu lado: tu familia, tus amigos, tus colegas...

Así que yo, esperaré mi bendición, pero mientras tanto reire y cantaré, viajaré, soñaré y seré feliz porque En Cristo estoy completa y no desperdiciaré esta bella aventura creyendo que mi vida no ha comenzado por no estar casada.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

La Gracia. Conversación entre dos niños. Inspirado en el libro de Gálatas



- Si no te portas bien, tu papá no te va a dar nada.
     - No, yo no me porto bien para que mi papá me dé; yo lo hago porque ÉL ya me dio.
     - Y cómo logras hacerlo? 
     - Porque Él puso en mí el poder para hacerlo, puso en mí el Espíritu Santo y Él convierte todo en amor, si   amo, hago todo bien. 
     -Ya no le vas a tirar piedras a las niñas? 
     - No, porque ahora con el amor de Dios viviendo en mí, ya no les tengo rabia. 
     -  Ah! Que si! 
     - Bueno, no es como que ya las amo y les voy a prestar mi bici de una; es como que poco a poco las veo como Él quiere que las vea. Pero si hago todo porque me toca, les prestaría mi bici, pero las odiaría por dentro… y como mi papá puede ver dentro de mí, pues así no me sirve. 
     - Mmm y te castigaría. 
     - Pues Él me dio dos opciones, una es aceptar sus regalos, la otra es hacer las cosas porque toca. Si acepto sus regalos, uno de ellos es el Espíritu Santo que me ayuda y lo bueno se va dando en mí por su guía. Pero si hago todo porque toca pues ahí sí estoy mal, porque nunca lo voy a lograr y entonces viviría con culpa y rabia y sin regalos… 
     - Ah, pues como no te toca no vas a la escuela. 
     -  Pfff. Claro que voy, porque el Espíritu Santo me da amor por la sabiduría y también lo hago porque mi papá me ha dicho que es bueno para mí. 
     - Y si yo quiero esos regalos? 
     -  Bueno, tienes que aceptar que mi papá también sea tu papá. 
     -  Pero yo no he sido bueno, que me va a tocar hacer? 
     - Nada, Él te va a perdonar y te va a dar los regalos 
     -  Gratis? 
     -  Si, gratis. Sabes? Es que mi hermano mayor ya pago por ellos. 
     - Quién? 
     - Jesús. 
     -  Y mucho pago Él? 
     - Pfff MUCHO! Pago con su vida. 
     - … si no quiero el regalo… 
     -  Su sangre se habría derramado para nada 
     -  Sip, eso pensaba…  y me toca visitar a tu papá todos los días o hacerle algo? 
     - No te toca nada. Cuando lo conozcas ya no será mas mi papá, será tuyo, así que vas a querer estar con el  todo el tiempo… no te imaginas, Él es Súper Papá! 
     - Y tu hermano es bravo? Ya sabes cómo le toco pagar y todo? 
     -  A Él no le toco, Él quiso, Él se ofreció… 
     - Qué?! Está loco? 
     - Pues muchos si le dijeron así, pero Él no quería que tu o yo lo tuviéramos que pagar, lo hizo por amor 
     -  A ti! A mí ni me conoce! 
     - Pero quería conocerte y ahora mismo está esperándote para presentarte a papá 
     - Es ese? 
     - Sip… bueno espérame, no corras tan rápido… no se vale… 


 

martes, 4 de septiembre de 2012

Por qué tienes miedo? (Relato basado en Mateo 8:1-27)


Era tarde y todos estaban cansados, en especial el maestro, que había hecho un buen número de milagros, bostezaba mientras caminaba con Pedro a su lado, que a su vez y como siempre estaba hablando de lo emocionante que había sido aquel día y de la buena comida de su suegra.  Hacia frio, el viento del sur empezaba a mostrarse más fuerte y más recio y el cielo cerraba sus puertas con sendas cortinas grises, así que el curioso grupo de amigos apresuró el paso.

 El maestro, en silencio, recordaba con una dulce sonrisa cuanta confianza había visto aquel día: el leproso, el centurión, la suegra de Pedro… mmm si… que bien habían comido… miro a su derecha y vio a uno de sus amigos, charlaba con alegría a pesar de que ese mismo día había perdido a su padre; Jesús, se le acerco y le puso su brazo sobre el hombro mientras con humor despeinaba su cabello, sabía que su confianza le había impulsado a seguirlo y dejar allí lo que antes tanto apreciara. Luego, a pesar de su cansancio, el maestro tomo un pequeño guijarro del suelo y lo lanzo a la cabeza de Santiago que estaba un poco elevado y luego rió mientras corría ante la hilarante persecución de sus compañeros. Sin embargo, el juego termino pronto, habían llegado al mar y este parecía un poco picado, además algunas gotas de lluvia se habían dejado sentir, era hora de emprender la marcha.

La barca era vieja, regalo de alguno de los seguidores del señor, algo inestable y con más de una filtración crujía bajo los pies de los apóstoles que se ubicaban para iniciar el viaje. El maestro se sitúo en su rincón de siempre y ya que esta vez no había estrellas para admirar decidió tomar una siesta mientras los demás se encargaban de navegar. Entre tanto, el cielo no se había quedado en calma, muy por el contrario, las nubes empezaban a golpearse furiosas unas con otras y amenazaban al viento para que promoviera una tormenta.

Aceptando la invitación, el viento arremetió contra el mar y este a su vez contra la barca que se agitaba sin descanso, entonces, las miradas de sus tripulantes se llenaron de ceños fruncidos y preocupados, empapados por la lluvia y botando el agua de las olas que la inundaban comenzaron a permitir que el pánico les abrumara. La natural confusión que de por sí crea una tempestad, se juntó con la desesperación que enceguece a los hombres y generó en los apóstoles tal miedo que saltaban y se abrazaban cuando escuchaban un trueno.

Crash! un rayo ilumino la noche, ¿dónde está el maestro? No estaba entre los miedosos abrazados… crash! Otro rayo permitió ver que dormía plácidamente mientras ellos tiritaban del susto. Las miradas se encontraron y en ellas se dibujaba sorpresa y pánico, de repente la tormenta pareció a sus ojos una señal del fin, pálidos y aterrorizados finalmente empezaron a quejarse y a gritar:

- Señor! Levántate!

- Señor! Sálvanos que perecemos!

El maestro, abrió un ojo para ver que sucedía, ya era suficiente con el solo escándalo que causaba la noche, debió incorporarse lentamente impresionado ante lo que veía: un grupo de corpulentos hombres que temblaban como hojas, y observar con desagrado semejante espectáculo, ¿cómo quienes hace unas horas habían visto y oído los milagros y el poder de su mano, ahora se comportaban de esa manera? Entonces erguido y serio, los miro por un instante, separado de ellos como si no reconociera o no entendiera la actitud de sus amigos, les dijo con voz grave:

-Hombres de poca fe, ¿por qué tienen miedo?

Christ In the Storm on the Sea of Galilee
Rembrandt van Rijn, 1632